jueves, 21 de febrero de 2008

UNA MUJER ASESINA A SU MARIDO, LO COCINA Y SE LO DA DE COMER A SUS HIJOS

En Australia - 10-11-2001

En un país en el que ‘aparentemente nunca pasa nada’, una noticia ha sorprendido a la opinión pública. Está claro que la mente humana no tiene límites y en algunos casos muy concretos está perturbada. El hecho es que una ciudadana australiana que cocinó el cadáver de su marido y se lo dio de comer a sus hijos fue condenada a cadena perpetua por un tribunal australiano. Noticias de esta magnitud dejan perplejos a cualquiera.

Katherine Mary Knight, de 45 años de edad, empleada de un matadero, reconoció haber matado a John Price, de 44 años de edad, en febrero de 2000, propinándole 37 cuchilladas. Después le decapitó y descuartizó su cadáver, para cocinar los pedazos resultantes y servírselos a sus hijos, con legumbres y en salsa. La cabeza de la víctima fue encontrada por la Policía en una olla de la cocina.
El juez Barry O´Keefe subrayó que Knight es especialmente peligrosa y que podría cometer más crímenes, especialmente de hombres, si llega a ser liberada.

Lo que tal vez no se ha valorado y debería tenerse en cuenta, en todo caso, es que el trauma que pueden sufrir sus hijos, por haberse quedado sin padre y por habérselo comido, sin saberlo, será un caso sin precedentes.